La caricatura y una anécdota memorable

Una reunión para conocer Caricaturistas fue eje de una gran anécdota.


la-caricatura-y-una-anecdota-memorable

A finales de los años ochenta dos jóvenes artistas de la isla buscaban en el viejo San Juan el lugar de reunión de la Asociación de caricaturistas.  Había sido anunciado a través del periódico que tendría lugar en el Patio de Sam.  Desconocedores de la vieja ciudad caminaban en sentido contrario del lugar, con la dicha y casualidad que se daría un encuentro que aún atesoro, fue breve y aunque el instinto me indicaba de algo especial no fue hasta más tarde que lo reconocí.  Y es que caminando llegamos hasta donde la San Sebastián se estrecha, coincidiendo con el callejón y la escuela Lincoln, ya aquellos que conozcan la ciudad sabrán lo perdido que estábamos y es en eso que vemos a través de un portón angosto y en medio oscuridad a un hombre mayor rodeado de canvas y pintando uno que estaba recostado de la pared. Nos atrevemos a interrumpirlo para preguntarle donde queda el restaurante de la reunión.  Lo recuerdo sudado, viejo, sin camisa, un poco desorientado por la interrupción de su trance de trabajo, pero nos explicó con tono de viejo de ciudad que era para el lado contrario.  Ese mismo año corrobore ante el reportaje de su muerte en el diario que se trataba del maestro Manuel Hernández Acevedo, artista puertorriqueño de una obra única.  Llegamos a nuestra cita gracias a el y pudimos presentarles a otros maestros, pero de la caricatura y el dibujo de humor nuestro proyecto Mundo Comics, una recopilación de historias realizadas por Pedro Cortés (Infocomics,comicstation) y este autor.  La reunión fue documentada por Marilu de Laosa   y publicada en el periódico El mundo en septiembre de 1988.  Disfruten el reportaje.

Escrito por Javier Martínez©2011

 

 

Etiquetas de Technorati: